Disyuntor dental: tratamiento en niños

¿Alguna vez se ha preguntado para qué se utilizan los disyuntores dentales? En el caso de que su hijo tenga la mordida cruzada o invertida y necesite un aparato para corregir la mandíbula, seguro que ha oído hablar de los tratamientos dentales con disyuntores o separadores de paladar. En Dentista Infantil Toledo vamos a explicarte con profundidad todo lo que concierne al disyuntor dental y cómo se lleva a cabo este tratamiento de ortodoncia interceptiva o infantil. También echaremos un vistazo a las posibles consecuencias de no usar estos aparatos de ortodoncia, así como sus beneficios y mantenimiento. Es importante que preste atención.

¿Qué es un disyuntor dental para niños?

Un disyuntor dental es un dispositivo que usamos en ortodoncia interceptiva para aumentar el tamaño del paladar mediante una corrección del maxilar. Hay niños que desarrollar de forma incorrecta su mandíbula por múltiples factores, como chuparse el dedo, respirar por la boca, malformaciones óseas o causas genéticas. Esta anomalía puede tener consecuencias muy graves en su adultez. Desde nuestra clínica Dentista Infantil en Toledo os insistimos en la importancia de acudir de forma regular al dentista con vuestros pequeños. Las revisiones dentales son fundamentales para identificar y tratar a tiempo este tipo de patologías bucodentales.

¿Cómo funciona un disyuntor dental?

El disyuntor dental consta de dos partes: una pieza que se aloja en el paladar superior y otra que se situa en la parte posterior de los molares superiores. Estos dos elementos se mantienen unidos con un tornillo central. Este tornillo se moviliza para separar progresivamente los huesos del paladar, de manera que se va agrandando el paladar hasta que los dientes pueden alojarse en el lugar correcto. El disyuntor dental aprovecha que los niños todavía se encuentran en su etapa de desarrollo óseo, lo cual permite corregir de forma natural el paladar ojival. De esta forma, evitamos cualquier tipo de intervención quirúrgica. Por otro lado, la duración de un tratamiento de este tipo depende de factores, como la gravedad de las maloclusiones, la edad del paciente y la clase de disyuntor dental empleado. No obstante, la mayoría de las ocasiones este tratamiento suele durar entre 6 y 12 meses.

¿Qué complicaciones puede tener el paladar ojival en los niños?

El paladar estrecho es una patología que presentan muchos niños. Como cualquier otra enfermedad vinculada a la boca y los dientes, el paladar ojival ha de tratarse a tiempo. En caso contrario, esta anomalía puede tener efectos adversos para la salud bucodental de los niños. Las complicaciones derivadas de esta condición más frecuentes son:

Dientes torcidos: patología a la cual también se la conoce como apiñamiento dental. Dado que las piezas dentales no tienen el espacio necesario para colocarse correctamente, el paladar ojival suele provocar apiñamiento dental. Dicho de otro modo, los dientes del niño brotarán y se colocarán unos sobre los otros.

Dificultades en la erupción de las piezas dentales: un paladar demasiado estrecho suele provocar que los dientes de los niños no erupciones correctamente.

Mordida invertida: también llamada mordida cruzada. Esta maloclusión (alineación anormal de los dientes) es una de las más frecuentes en los niños. Los dientes superiores deben siempre morder por fuera con respecto a los inferiores. Cuando los dientes del maxilar superior engranan por dentro respecto a los dientes inferiores, decimos que existe mordida cruzada. Esta anormalidad puede generar graves complicaciones para los niños, como es el caso de dificultades al masticar o en el desarrollo del hueso maxilar.

Problemas para respirar: el paladar ojival es una de las causas principales por las que algunos niños presenta dificultades respiratorias como, por ejemplo, ronquidos o apnea del sueño.

Disyuntor dental en niños: benéficos de este tratamiento

El uso del disyuntos dental en niños ofrece muchas ventajas, de las cuales podemos destacar las siguientes:

-Corrección de la mordida cruzada, el apiñamiento dental y otros patología derivadas de las maloclusiones dentales.

-Mejora la masticación y el habla.

-Evita el desarrollo de enfermedades dentales a largo plazo, como la caries dental, la gingivitis y la periodontitis.

-Disminuye las cefaleas y dolores de mandíbula asociados a la mordida invertida.

-Previene la extracción de dientes. Los casos más severos de paladar estrecho suelen requerir la extracción de dientes definitivos para corregir la maloclusión. Como el disyuntor dental crea espacios adicionales, evita la necesidad de la extracción de dientes.

-Resulta beneficioso para el correcto desarrollo de los dientes y la cara de los niños.

Disyuntor dental en niños: higiene y cuidados

Los disyuntores dentales son aparatos que presentan mucha retención y, por su diseño, son difíciles de limpiar. Para evitar la inflamación de las encías o la aparición de caries dental en los pacientes que usan disyuntores dentales, se debe:

-Cepillar de forma rigurosa los dientes del niño 3 veces al día. Además, poner especial énfasis en el cepillado de los dientes antes de irse a la cama. Durante la noche, es cuando las bacterias se encuentran más activas. También se recomienda que el niño use enjuagues bucales con flúor tras el cepillado. Los colutorios bucales favorecen la eliminación de la placa bacteriana y los restos de alimentos que hayan quedado en su boca.

-La alimentación es otro aspecto a tener muy en cuenta durante el tratamiento con disyuntores dentales. Respecto a esta, los padres deben evitar que sus hijos coman alimentos duros o pegajosos, como frutos secos, golosinas, chicles o caramelos. Este tipo de comidas pueden provocar que el disyuntor dental se rompa. Por último, hay que controlar los malos hábitos típicos de los niños: chuparse el dedo, morder bolígrafos o lápices, etc.

¿Su hijo tiene el paladar estrecho? Es fundamental que acuda cuanto antes con el niño a una clínica de Odontopediatría especializada en ortodoncia infantil. Tan solo de este modo se podrán tratar a tiempo este problema y evitar posibles complicaciones en su salud oral en el futuro. En Dentista Infantil en Toledo contamos con un amplio y experimentado equipo de expertos en ortodoncia infantil. No espere más y solicite una cita para la evaluación y el tratamiento de su hijo. Estamos comprometidos con ofrecer el mejor cuidado y atención para la salud dental de su familia. ¡Le esperamos en nuestra clínica dental!

Salud bucodental en niños

Salud bucodental en niños: ¿Cómo cuidar sus dientes y boca?

Como padres, cuidar la salud bucodental de vuestros hijos es una tarea fundamental. Cuidar los dientes y la boca de los niños es muy importante a la hora de prevenir patologías relacionadas con esta área de su cuerpo. Tanto en su etapa infantil como adulta. Aunque la mayoría de los padres tratan de hacerlo lo mejor posible, lo cierto es que muchas veces no emplean el modo más idóneo. Además de visitar con los niños regularmente la consulta de un odontopediatra para los chequeos dentales, los padres pueden seguir unas pautas para lograr que sus hijos aprendan los mejores hábitos para la salud y prevención oral. En el siguiente artículo, os traemos una guía con las mejores recomendaciones a la hora de cuidar la salud bucodental de los niños.

Consejos salud bucodental: ¿Qué hacer para mantener la salud de los dientes y boca de los niños?

Predicad con el ejemplo: mantener vuestra salud oral

Aunque resulta bastante lógico, lo cierto es que muchas veces los odontopediatras tenemos que afrontar situaciones un tanto confusas. En ocasiones, nos encontramos con padres que requieren nuestros servicios para vigilar y cuidar la salud oral de sus hijos. Sin embargo, ellos mismos presentan un mal estado de sus dientes y/o boca. Recordad que los niños imitan todo lo que ven hacer a los adultos. Por lo tanto, es fundamental que vosotros también cuidéis correctamente vuestra salud bucodental. Decirles a los niños lo importante que es seguir unos hábitos de limpieza oral saludables. Predicad con el ejemplo: cuando vayáis a cepillaros los dientes, que vuestros hijos os acompañen. Háganlo juntos. Incluso pueden crear un sistema de puntos y recompensan para motivarles a seguir con la rutina de limpieza en lugar de escaquearse.

Mostrarles a los niños cómo cepillarse los dientes correctamente

Todos necesitamos un periodo de aprendizaje en lo relativo a cómo debe ser el cepillado de los dientes. Quizás, por ser adultos, vosotros tengáis interiorizado el modo adecuado de cepillarse los dientes. Sin embargo, con los niños no sucede lo mismo. Es fundamental mostrar a los peques de la casa como lavarse los dientes correctamente: movimientos circulares suaves, cepillado de la parte interna y externa de los dientes, evitar aplicar mucha presión, cepillarse tras cada comida… Estas son algunas de las pautas que implica el cepillado adecuado de los dientes y encías. Se recomienda que los padres supervisen el cepillado de sus hijos hasta que estos alcancen los 7 u 8 años de edad.

Usar pasta dentífrica para niños

Para cuidar la salud bucodental de los niños, es importante que estos usen la pasta de dientes apropiada. Y es que los niños no pueden emplear el mismo dentífrico que los adultos para cepillarse los dientes. Las pastas de dientes para niños se pueden adquirir en las farmacias, pero lo ideal es que utilicen la que les recomiende el odontopediatra. En especial, cuando hablamos de las dosis de flúor que llevan estos dentífricos. Respecto a este último punto:

Niños de hasta tres años: desde la erupción del primer diente hasta los 36 meses de edad, pastas fluoradas de 1000 ppm. La cantidad a aplicar sería la de un tamaño de medio grano de arroz sobre el cepillo de dientes.

Niños de entre 3 y 6 años: la misma pasta de dientes, pero la cantidad a usar en el cepillado debe ser del mismo tamaño que un grano de arroz.

Niños de 6 o más años: se debe emplear pastas de dientes con flúor a 1450 ppm. Cantidad a echar sobre el cepillo: un guisante.

Hacer uso de productos de higiene bucodental para niños

Algunos productos de higiene dental para adultos suelen dañar el esmalte de los dientes de leche o provocar afectaciones como la fluorosis. Esto se debe por el exceso de exposición al flúor, ya que el esmalte de los dientes de leche no tiene la misma resistencia y grosor que el de la dentición definitiva. Por ello, lo ideal es pedir consejo al odontopediatra sobre qué colutorios son los adecuados para los niños.

Mantener hidratada la boca de vuestros hijos

Cuando se trata de cuidar la salud bucodental de los pequeños, el agua también es muy valiosa. Mantener hidratada la boca de los niños significa que reproducir más saliva. La saliva se encarga de eliminar los restos de comida que puedan haber quedado tras un cepillado deficiente de los dientes. También evita la aparición de la caries dental, la cual es la principal patología que afecta a la salud oral infantil. Por lo tanto, es importante que vuestros hijos estén siempre bien hidratados.

Cepillarse los dientes antes de irse a la cama

Durante la noche, es cuando las bacterias y los ácidos de unos dientes y boca que no se han lavado se encuentran más activos. Por lo tanto, es el periodo en el que dañan más la salud bucodental de los bebés y niños. Es importante que los peques de la casa se cepillen correctamente los dientes antes de irse a dormir. De lo contrario, el esmalte de sus dientes se verá dañado y aumentará el riesgo de que padezcan caries dental.

Evitar los alimentos con alto contenido en azúcar

La última recomendación se refiere a que vigiléis la alimentación que los niños. Las dietas repletas de alimentos azucarados (golosinas, helados, dulces o refrescos con azúcar) favorecen la aparición de la caries. Por ello, es importante que vuestros hijos sigan una dieta saludable en la cual este tipo se produzcan solo tengan cabida de forma esporádica

Salud bucodental en niños: ¿costumbres a evitar?

Las pautas que os acabamos de mostrar no servirán de mucho, si no evitáis que los niños tengan hábitos perjudiciales para su salud bucodental. Algunas de estas costumbres dañinas son:

-Chuparse el dedo o usar el chupete durante mucho tiempo.

-Tomar únicamente alimentos blandos (pueden provocar malformaciones).

-Limpiar el chupete en la boca de la mamá (se corre el riesgo de pasar las bacterias e infecciones del adulto al niño).

Para cualquier consulta sobre salud bucodental de los niños, os esperamos en nuestra Clínica Dental Praxis en Toledo. También podéis contratar con nosotros a través de nuestro email (info@clinicapraxisdental.com) o teléfono (925 49 30 12/ 689 558 899). Contamos con un equipo de expertos en cuidar la salud oral de los niños. ¡Visitad nuestra clínica en Toledo!

La sensibilidad dental en los niños

¿En qué consiste la sensibilidad dental?

Algunas personas, cuando toman alimentos o bebidas excesivamente frías, calientes, ácidas o dulces, siente un agudo y breve dolor en los dientes. Unas molestias que incluso pueden dejarlas incapacitadas por unos instantes. La Odontología se refiere a este problema como sensibilidad o hipersensibilidad dental. Ahora bien, ¿si a los adultos la sensibilidad dental nos produce un dolor casi insoportable, cómo deben sentirlo los más pequeños de la casa? ¿Qué debe experimentar un niño con sensibilidad dental a la hora de tomar un helado o beber un refresco muy frío? Sin duda, muy, muy mal. Por este motivo, en Dentista Infantil Toledo hacemos hincapié en que, al más mínimo atisbo de sensibilidad dental en los niños, acudáis lo antes posibles a un odontopediatra para que le dé solución.

La sensibilidad dental es una patología provocada por la exposición de la dentina. La dentina es la parte más blanda de los dientes, y se sitúa justo debajo del esmalte dental. La dentina contiene en su interior una serie de tubos microscópicos que quedan expuestos por el desgaste del esmalte y el cemento que la cubren. Los elementos externos -como el frío, el calor, o el azúcar- acceden a los nervios dentales a través de estos tubos microscópicos. De esta forma, se activa la sensación de dolor por la hipersensibilidad dental. La prevalencia de la sensibilidad dental afecta alrededor de los 25 y 30% de la población española, con una mayor presencia en personas adultas. Sin embargo, también se da en niños y adolescentes. La hipersensibilidad dental más común es aquella que se produce por el contacto de los dientes con alimentos y bebidas muy frías. Además, es más frecuente en los caninos (25%) y los premolares (24%).

¿Qué causa la sensibilidad dental?

Desgaste del esmalte: como ya hemos apuntado, uno de los principales factores desencadenantes de la sensibilidad dental es el desgaste del esmalte. Dado que el esmalte tiene la función de proteger la capa exterior de los dientes, al erosionarse este deja expuesta la dentina. Con la exposición de la dentina no hay obstáculo que impidan a los estímulos térmicos, químicos o táctiles alcanzar los nervios de los dientes. Por lo tanto, sentimos dolor.

Caries dental: junto con el desgaste del esmalte la caries es la causa principal de la sensibilidad dental. En este caso, las molestias suelen darle al tomar bebidas frías o calientes y al masticar los alimentos.

Erupción dental: algunos niños pueden padecer sensibilidad dental durante la erupción de sus dientes. Principalmente, cuando brota la dentadura definitiva.

Fisura dental: los dientes fracturados por un traumatismo o por bruxismo suelen presentar también hipersensibilidad dental.

Empastes: las piezas dentales empastadas suelen perder parte del esmalte. Por lo tanto, hay más probabilidades de que se produzca sensibilidad dental en estos dientes. Asimismo, los niños con empastes de amalgama de plata pueden experimentar más sensibilidad al frío o el calor, dado que este tipo de empastes tienen una alta conductividad térmica.

Sinusitis: la inflamación de los senos paranasales puede causar la sensibilidad dental, particularmente en los molares superiores.

Higiene bucal incorrecta: es fundamental enseñar a los más pequeños de la casa a cepillarse correctamente los dientes, ya que esta podría ser otra causa de la sensibilidad dental. Cuando nos cepillamos aplicando demasiada fuerza sobre los dientes, el esmalte se puede desgastar dando pie a la aparición de la hipersensibilidad dental.

Retracción de las encías: con el paso de los años, algunas personas experimentan la retracción de sus encías. Esto deja al descubierto parte de la raíz de los dientes. La raíz de los dientes no está cubierta por el esmalte dental. Por ende, hay muchas más posibilidades de padecer sensibilidad. No obstante, por su edad, esta causa no suele darse en los niños y adolescentes.

¿Cómo prevenir la sensibilidad dental en los niños?

Por suerte, hay varios métodos que nos ayudan a prevenir la sensibilidad de los dientes en los niños. Aquí os dejamos las pautas principales para ello:

Un cepillado apropiado de los dientes: cepillarse los dientes de la manera correcta es fundamental a la hora de prevenir la sensibilidad dental. Los padres tienen que inculcar a sus hijos el hábito de cepillarse tres veces al día utilizando pasta dentífrica con flúor. Además, tienen que supervisar en todo momento a sus hijos. Tan solo de esta forma se asegurarán de que el niño emplea la técnica correcta. El cepillado de los dientes apropiado es aquel que se realiza con movimientos circulares y verticales, comprobando que todos los dientes quedan limpios. Por último, los niños tienen que usar siempre un cepillo de dientes con cerdas suaves.

Dieta saludable: una alimentación sana es valiosa a la hora de prevenir la sensibilidad en los dientes de los pequeños de la casa. Cuando nos referimos a una dienta sana, queremos decir que los padres deben restringir parcialmente el consumo de alimentos y bebidas ácidas (refrescos, dulces, bollería industrial, golosinas…), puesto que son propensos a dañar el esmalte dental. Por el contrario, se debe fomentar la ingesta de alimentos con alto contenido en calcio, como la leche o el yogur.

Protectores bucales: algunos niños practican deportes de contacto, como judo, taekwondo, kárate o boxeo. Estos deportes se caracterizan por la constante exposición a impactos en áreas como el pómulo y la mandíbula. Estos traumatismos pueden dañar el esmalte o las propias piezas dentales. Por lo tanto, hay que asegurarse de que los niños que practiquen estos deportes usen protectores bucales.

Chequeos dentales regulares: las visitas regulares a clínicas especializadas en odontopediatria son importantes para prevenir la hipersensibilidad dental en los niños. En Clínica Dentista Infantil Toledo podemos detectar y tratar la sensibilidad dental en su etapa más temprana, de modo que no se conviertan en un problema más grave para los niños.

La sensibilidad en los dientes es un problema muy molesto. Sin embargo, existen múltiples tratamientos y productos eficaces (por ejemplo, pastas dentales para la sensibilidad dental) que ayudan a aliviarla. En Clínica Dentista Infantil Toledo contamos con un amplio y experimentado equipo de especialistas en el tratamiento de patologías como la sensibilidad dental en niños. Si su hijo experimenta hipersensibilidad, no dude en acudir a nuestro centro. ¡Recibirá el mejor asesoramiento y un tratamiento adaptado a las necesidades de su hijo!

Odontopediatría: ¿Cómo motivar a los niños para ir al dentista?

La odontofobia es un fenómeno muy recurrente -sobre todo, si se trata de la primera cita- entre los más pequeños de la casa. Para padres y madres, el simple hecho de decirles a sus hijos que van a llevarlos a ver al dentista es una tarea tiránica. Esto suele complicar bastante la labor de los progenitores, cuyo objetivo es cuidar la salud bucodental de los niños. Recordemos que es fundamental que los peques de la casa acudan a una clínica dental de forma periódica para revisar el estado de sus dientes y bocas. Desde que hace acto de presencia el primer diente de leche, es necesario llevar un seguimiento y control de la boca de los niños. ¿Por qué? Por la simple razón de que esta es la mejor manera de evitar problemas bucodentales como la caries o las malformaciones. Así pues, los padres deben esforzarse en convencer a sus hijos de que un dentista de odontopediatría no es su enemigo, sino todo lo contrario. Hay que inculcar a los niños desde edades tempranas que este especialista es su aliado. Una persona que va a lograr que estén más sanos.

En referencia a nosotros – los odontopediatras- decir que nuestras clínicas están diseñadas pensando en los peques de la casa. La clínica de un dentista infantil es un entorno mucho más amigable para los niños de lo que lo puede ser la consulta de un odontólogo para pacientes adultos. Además, disponemos de un gran equipo de expertos con amplia formación en el trato con los niños. Sin embargo, esto no evita que muchos de nuestros pacientes acudan con miedo a nuestra consulta. Entonces, ¿qué pueden hacer los padres para motivar a sus hijos a visitar a un odontopediatra? Existen varios métodos que permiten evitar que los pequeños sufran odontofobia y acepten la idea de acudir al dentista como algo positivo para sus vidas. A continuación, os presentamos los más eficaces.

Odontopediatría: Consejos para preparar a los niños en su primera visita al dentista

 

Visitar la clínica antes de la primera consulta

Se recomienda visitar con el niño la clínica de odontopediatría antes siquiera de la primera consulta. En este caso, lo que se busca es que el pequeño se familiarice con el entorno. Que conozca al dentista y a todo su equipo de trabajo. Durante la visita preliminar, el niño tendrá también la posibilidad de averiguar cómo es la sala de espera, las salas de tratamiento y los espacios de higiene bucodental. Al conocer de primera mano cómo es la clínica y el ambiente que reina en ella, evitaremos en gran medida los temores del pequeño.

Evitar las amenazas

Uno de los errores más comunes que comenten los padres es obligar a sus hijos a visitar la consulta de un odontopediatra. Cuando imponemos a los niños la visita a un dentista bajo amenaza de castigo, les estamos dando a entender que la odontopediatría es algo malo. Esto lo único que provocará es que, con el paso del tiempo, las visitas al dentista se hagan cada vez más complicadas. Lo recomendable en estos casos es ser claros y directos sobre el tema del dentista. Por ejemplo, un método eficaz sería explicarle sin pelos ni señales lo siguiente: el dentista no es una persona mala. Es un amigo que quiere que tengas siempre la boquita y los dientes limpios y sanos.

Animarlos desde pequeños

Motivar a los niños a visitar la clínica desde que son pequeños es muy importante a la hora de generar confianza en ellos. Cuanto antes hagamos esto, mejor. De hecho, los niños que son animados por sus progenitores a someterse a un chequeo dental desde jóvenes se adaptan mucho mejor al consultorio del odontólogo. Los padres tienen que explicarles la importancia de la salud bucodental, la higiene dental y las visitas a las clínicas de odontopediatría. También es importante manifestarles lo qué sucedería si no se cepillan los dientes a diario o acuden con regularidad a chequeos dentales. Hablarles sobre las consecuencias de las caries, la gingivitis o la periodontitis. Expresarles el valor que tienen las visitas regulares al dentista, puesto que este es el mejor método para prevenir problemas bucodentales. Una forma de abordar estas cuestiones es destacando las diferentes funciones que realiza el dentista. Por ejemplo, podemos mencionarles que una de las tareas más comunes que llevan a cabo son las limpiezas dentales. Decidles a los pequeños lo que sucede durante las limpiezas: empleo de instrumentos especiales para la eliminación del sarro y la placa que se acumulan en los dientes. Y no olvidéis comentarles para qué sirve este tratamiento: prevención de gingivitis y periodontitis y mantener su sonrisa sana y bonita.

Nada de sobornos

¿Habéis pensado en darle un premio a vuestros hijos si aceptan ir al dentista? Muchos padres y madres recurren a métodos como este para motivar a sus hijos a la hora de acudir a un dentista infantil u odontopediatra. Les prometen golosinas, ropa, juguetes, etc., si aceptan visitar una clínica dental. Sin embargo, esta no es la mejor opción de todas. Hacer que el pequeño se acostumbre a un regalo especial cada vez que sale del dentista no es algo positivo, según los expertos. Lo ideal es simplemente felicitarles por la valentía que mostraron asistiendo a un lugar extraño. Tan solo en el caso de tratarse de tratamientos importantes es cuando se les puede recompensar con un pequeño juguete o ir a ver una película al cine.

Odontopediatría: ¿Por qué es importante que los niños vayan al dentista?

 

Favorecen una boca y dientes sanos

La mayoría de los problemas dentales en niños tienen su origen en una deficiente higiene bucodental. Esto se debe a dos motivos: los padres no saben cómo enseñarles a cepillarse los dientes, o bien los niños no siguen las indicaciones de sus progenitores. Afortunadamente, el odontopediatra, durante las visitas a la clínica, preguntará tanto a padres como a hijos cómo es la rutina de limpieza. Por último, comunicará a ambos el método más eficaz para mantener los dientes y boca limpios.

Se detectan los problemas a tiempo

Los chequeos dentales rutinarios son muy importantes a la hora de evitar o detectar cualquier clase de anomalía en la boca de los más pequeños. Cuanto antes se trate una caries o una infección de encías, mejor. El problema será menor y, por tanto, sus consecuencias y posibles soluciones también. El especialista en odontopediatría sabe cómo realizar diagnósticos precoces que evitan que las afecciones se sigan desarrollando hasta convertirse en un problema con difícil solución.

Seguimiento de los dientes de leche

Los padres suelen cometer el error de pensar que la dentición primaria no es importante porque al final se caerá y la sustituirá la permanente. Sin embargo, no es así. Los dientes de leche son importantes: ayudan a que el niño mastique correctamente los alimentos, aprenda a hablar y pronunciar correctamente. Además, estas piezas dentales son las que se encargan de preservar el espacio para los dientes definitivos. Cuando un diente de leche está dañado, suele perjudicar en la erupción y el desarrollo de uno definitivo.

Agenesia dental en niños: tipos y tratamientos

Durante la etapa de erupción de los dientes de un bebé, el pequeño suele sentir dolores que manifiesta en forma de llantos y fiebre. Este periodo es bastante complicado para los bebés y los padres, y suele prolongarse entre 24 y 30 meses hasta que salen todos los dientes de leche. Sin embargo, esta fase puede concluir con la falta de algún diente en la boca del pequeño. Asimismo, durante el recambio de los dientes de leche (aproximadamente entre los 6 y 12 años) por los definitivos también podemos observar que al niño le falten una o varias piezas de su dentadura. Cuando se produce alguna de estas dos anomalías, con casi total seguridad podemos afirmar que su hijo padece algún tipo de agenesia dental. La agenesia dental es una patología más habitual de lo que pensamos, pero hay dos estrategias para tratarla de manera eficaz.

¿En qué consiste la agenesia dental?

La agenesia dental es una dolencia bucodental que se caracteriza por la falta de una o varias piezas dentales, ya estemos hablando de la dentadura de leche o la definitiva. Contrario a lo que la mayoría estima, la agenesia dental es una patología con una prevalencia considerable entre los pequeños de la casa. Se estima que esta anomalía está presente entre el 1% y el 3% de los bebés y niños a nivel mundial. Además, es más habitual en los niños que padecen el Síndrome de Down o el labio leporino. La agenesia dental afecta a tanto a incisivos como premolares, molares y muelas del juicio. Sin embargo, la mayoría de los casos se dan en los incisivos superiores laterales y premolares. Además, la agenesia dental puede darse en dos circunstancias diferentes:

a) No brotan ni el diente de leche ni el definitivo.

b) El diente de leche si brota dando lugar a dos patologías posteriores. La primera situación que puede darse es que el diente de leche no se caiga nunca y conviva con el resto de piezas dentales. La otra posibilidad es que el diente de leche termine desprendiéndose, pero el definitivo no salga nunca.

Clases de agenesia dental

Para determinar el tipo de agenesia dental, se tiene en cuenta el número de piezas dentales que faltan en la boca. Así pues, hablamos de:

Hipodoncia: se trata de la agenesia dental más común (tanto en niños como adultos) y se caracteriza por la falta de entre una y seis piezas dentales. Por norma general, la hipodoncia no suele suponer un problema para la boca de los pacientes, ya que suele producirse por la simple falta de las muelas del juicio. De hecho, la falta de estas cuatro piezas dentales afecta al 25% de la población.

Oligodoncia: también denominada como agenesia múltiple. Esta patología (menos frecuente que la anterior) se refiere a la falta de más de 6 dientes en la boca. Además, quienes padecen Oligodoncia también suele presentar un desarrollo anómalo en los dientes que sí han brotado.

Anodoncia: es una anomalía muy poco frecuente, ya que se caracteriza por la total ausencia de dientes en la boca del paciente.

¿Qué causa la agenesia dental?

La agenesia dental está relacionada con factores hereditarios que provocan la falta de piezas dentales o que estas no se desarrollen de la manera adecuada. Las principales causas de esta patología son:

Obstrucción o apiñamiento dental: esta patología impiden que haya el suficiente espacio en la boca del niño para que puedan salir todos los dientes. Obviamente, esto significa que uno o varios dientes no se desarrollarán. Generalmente, el apiñamiento dental se da porque el hueso de la encía y/o maxilar no son lo suficientemente grandes como para acoger a todos los dientes. También puede estar causado porque el tamaño de las piezas dentales es mayor de lo normal.

Anomalías en el epitelio: el epitelio bucal es la capa de la piel que recubre la cavidad de la boca. Cuando esta se ve alterada de forma congénita, suele provocar alteraciones en el desarrollo de la dentadura definitiva.

Factores evolutivos: a lo largo de milenios la fisonomía humana ha cambiado muchísimo gracias a la evolución. Por ejemplo, el cráneo de los humanos actuales es mucho más pequeño que el de nuestros antepasados. Esto ha repercutido en el número de piezas dentales que tenemos en la actualidad (menos que hace milenios). Un ejemplo de agenesia dental provocada por la evolución humana la tenemos en la ausencia de las muelas del juicio.

¿Cómo tratar la agenesia dental?

Hay dos métodos para tratar la agenesia dental. Para determinar cuál de las dos estrategias es la más eficaz, se tendrá en cuenta el número de dientes que falten, su ubicación, la edad y la etapa de dentición del paciente.

Ortodoncia: la primera estrategia para dar solución a la agenesia dental consiste en un tratamiento ortodóncico. Con este procedimiento se busca recolocar los dientes que salieron de tal forma que sustituyan a los que faltan. Para comprenderlo mejor, veamos lo que se haría en el caso de la ausencia de los incisivos laterales. El especialista en ortodoncia colocará unos aparatos (brackets) en los caninos para reconducirlos hasta la posición en la que deberían estar los incisivos. Es decir, se empleará brackets para reducir los espacios. Finalmente, el odontopediatra procederá a pulir los caninos (contorneado dental) para que adquieran la forma de los incisivos.

Implantes dentales: el otro método para corregir esta patología consiste en la implantología dental. En primer lugar, el especialista hará uso de la ortodoncia para agrandar el espacio (que quedo por la ausencia del diente) y poder colocar el implante dental. A continuación, procederá a la colocación de los implantes correspondientes a los dientes que falten. El tratamiento de la agenesia mediante implantes es más complejo, por lo que requiere de especialistas en ortodoncia, implantología y odontopediatría.

En Praxis Dental Toledo disponemos de un amplio y experimentado equipo de profesionales que tratará de forma eficaz cualquier tipo de agenesia dental que padezca su hijo. Contamos con especialistas en Odontopediatría, Ortodoncia e Implantología, con más de una década de experiencia en el sector. ¿Buscas una clínica para tratar la agenesia dental de tu hijo? ¡Visítanos!