Odontología en niños con discapacidad

Aunque pueda parecer realmente sorprendente en pleno siglo XXI, mas de la mitad de las personas que padecen algún tipo de discapacidad siguen sin recibir ningún tipo de tratamiento dental, según la Organización Mundial de la Salud. Un dato que resulta aún mas escalofriante, si tenemos en cuenta que esta población esta mucho mas expuesta a las enfermedades bucodentales. En España el ultimo censo sobre personas con discapacidad data del año 2008, cuando se estimo que casi 4 millones de españoles padecían algún tipo de discapacidad física o psíquica, de los cuales el 40 por ciento eran totalmente dependientes. El informe no esclareció cuantas de esas personas eran niños o niñas menores de 15 años, pero se estima que la cifra ronda los 140.000 actualmente.

Los niños con discapacidades tienen muchas mas probabilidades de sufrir enfermedades relacionadas con su boca como son: la caries, la perdida de dientes de forma precipitada, la periodontitis (perdida del hueso de la encía) e incluso las maloclusiones (mal alineamiento de los dientes). Esto se debe a que estos pacientes suelen tener una higiene bucal deficiente ya que por problemas de movilidad o psíquicos no son capaces de cepillarse los dientes correctamente por si mismos. Además, influyen otros factores como la toma de fármacos para paliar las discapacidades y las dietas blandas. Por ejemplo, los niños con Síndrome de Down suelen tener problemas relacionados con la maloclusion, mientras que los paralíticos tienen problemas relacionados con la caries ya que no pueden cepillarse los dientes y además, tienen que hacer frente a otras enfermedades que afectan a sus encías.

Por lo tanto, es fundamental que tanto los padres como los odontologos sigan con mucha atención el desarrollo bucodental de estos niños. Por el momento, parece ser que este problema va cobrando relevancia entre los odontologos y cada vez son mas los profesionales que están adaptando su manera de trabajar a estas personas. A continuación, veremos cuales son las medidas que deben tomar los padres y dentistas, para que los niños discapacitados puedan luir también una sonrisa sana.

CUIDADO PARA NIÑOS DISCAPACITADOS

Como es lógico el trabajo de los odontologos se complica cuando deben aplicarlo a un paciente con discapacidades mentales, sobre todo, cuando el coeficiente intelectual del paciente es limitado. Por tanto, todo profesional tiene que consideran una serie de factores que ayuden a superar este tipo de impedimentos son producir daño físico o mental al niño. Las personas con discapacidades mentales son pacientes que suelen colaborar poco en cada intervención, por lo que obligan a los odontologos a recurrir a varios métodos especiales que veremos a continuación.

-Rectificación del comportamiento

Aquí entran en juego técnicas que ayudan a cambiar el comportamiento del paciente como pueden ser: el reforzamiento positivo (por ejemplo, si el niño abre la boca cuando el dentista se lo pide, después se le premia con una chuchería), el moldeamiento de la conducta y la modulación de esta. En ningún caso se deben aplicar castigos a este tipo de pacientes. Para aquellos que opongan demasiada resistencia se puede utilizar sedación y anestesia general.

– Restricción física

Solo se da en casos extremos en los que es necesario, pero siempre y cuando existe de por medio el consentimiento previo de los padres. Este tipo de métodos consisten en la movilización física parcial o total del cuerpo del paciente, con la finalidad de que el niño no resulte lesionado durante la intervención y que el odontologo pueda trabajar correctamente. Normalmente se realiza mediante la reducción de las extremidades superiores e inferiores, aunque se dan casos en los que también se limita la cabeza y el tronco, siempre con ayuda de auxiliares.

-Medicación antes de la intervención

En ocasiones los niños con discapacitados sufren graves problemas de ansiedad antes de cada intervención, por lo que se recurre a medicarlos con fármacos como el Diazepam ya que así se consigue aliviar la ansiedad y estrés del paciente.

-Cuidado de los padres en casa

1) Desde el primer dia limpiar las encías del bebe con una gasa mojada.

2) Desde que asomen los primeros dientes de leche hay que cepillarlos después de cada comida con un cepillo suave, puesto que, el niño fruto de su discapacidad, no podrá.

3) Usar fluoruro en cuanto el odontopediatra lo recomiende ya que los niños discapacitados no suelen enjuagarse bien la boca y este producto contribuirá a evitar futuros problemas de caries.

4) Restringir los alimentos ricos en azucares como los dulces, las golosinas o los refrescos azucarados ya que provocan caries.

5) Acudir al menos una vez cada 6 meses para que los especialistas verifiquen que todo en la boca del niño esta correctamente.

En definitiva, el seguimiento y atención de la boca de los niños discapacitados por parte de sus padres, es tan importante como el de los propios odontologos. Los niños con discapacidades requieren una mayor atención que los pacientes sin limitaciones.

Sensibilidad dental en los niños

En ciertas ocasiones sentimos un agudo dolor en nuestros dientes cuando tomamos comidas demasiado frías, calientes, ácidas, dulces o bebidas muy frías, un dolor que puede dejarnos durante unos segundos la boca entumecida, los odontologos se refieren a este problema como la Sensibilidad Dental. Las personas que no llevan una rutina de limpieza bocal adecuada son mas propensas a padecer de hipersensibilidad en los dientes. Ahora imaginemos si a nosotros nos cuesta mucho aguantar este dolor, como lo tienen que pasar los mas pequeños cuando por ejemplo al darle un mordisco a un helado sientas ese dolor agudo y penetrante…Por tanto, desde aquí os aconsejamos que no lo dejéis pasar y al mas mínimo síntoma, llevar a vuestros hijos a un odontopediatra para que le de una solución.

¿Cual es el origen de la Hipersensibilidad Dental?

Miles de tubos microscópicos (tubos dentinarios) situados dentro de la dentina (capa de marfil que recubre la zona interna de cada diente) conectan los nervios con la parte exterior del diente. Sin embargo, cuando surgen problemas como las encías retraídas o periodontitis, estos tubitos quedan conectados al exterior, es decir, cualquier estimulo externo como el frio o el calor acaba llegando a las terminaciones nerviosas y provocando un gran dolor.

La Sensibilidad Dental en los niños es mas común de lo que imaginamos y es sobre todo en los meses de verano cuando hace acto de presencia. Durante el verano nuestros hijos consumen mas alimentos y bebidas frías, además se produce una mayor variación de temperatura entre unos y otros. Esta sensación tan desagradable puede afectar a la propia alimentación del niño de tal modo que cambie su alimentación, por lo que debemos remediarlo cuando antes.

CAUSAS

Existen una larga lista de problemas que causan que los tubulos dentinarios terminen por quedar expuestos y por tanto surja el dolor intenso en los dientes.

1) Mala higiene bucal: provocada por no enseñar a nuestros hijos como deben cepillarse los dientes. Cuando la técnica de cepillado no es la correcta o la pasta dental no es apta para los niños se produce la abrasión del esmalte del diente.

2) Demasiados alimentos ácidos: el exceso en el consumo de alimentos ricos en ácidos como los zumos de naranja o los refrescos con gas erosionan rápidamente los dientes.

3) Bruxismo: el bruxismo es un problema muy común en los niños que han desarrollado el mal habito de apretar los dientes de forma inconsciente. El bruxismo desgasta poco a poco la parte superior o cabeza del diente por lo que deja expuestos los tubos dentinarios.

4) Caries: la caries en los niños es un problema mas corriente de lo que los padres suelen imaginar y entre los muchos problemas bucales que acarrea, se encuentra el de hipersensibilidad dental. Por ello, insistimos en enseñar a los mas pequeños a cepillarse correctamente los dientes todos los días.

5) Dientes definitivos: la erupción de los dientes definitivos ademas de provoca dolor y molestias a nuestros hijos, también trae consigo problemas de sensibilidad dental.

6) Sinusitis: puede sorprendernos pero esta demostrado que la sinusitis (inflamación de la membrana mucosa que reviste la nariz) conlleva entre sus efectos secundarios la aparición de sensibilidad dental.

7) Dientes agrietados: cuando los niños se caen y se golpean un diente este termina por agrietarse o partirse, de tal modo que deja expuesto los tubos dentinarios y desencadenando la sensibilidad dental.

8) Gingivitis: la gingivitis ocurre cuando las bacterias que quedan en la boca por no llevar una higiene bucal adecuada, comienzan a inflamar las encías, las cuales terminan por sangrar y retrotraerse. Una vez que la encía a retrocedido deja la dentina expuesta a cualquier estimulo exterior.

SOLUCIONES

En primer lugar, recomendamos ante todo llevar a nuestros hijos a un odontopedriatra ya que son estos profesionales los que podrán hacer un diagnostico adecuado del problema. Asimismo, veamos cuales son las mejores pautas que debemos realizar para evitar la Sensibilidad Dental.

A) Usar pastas especiales para niños que sean poco abrasivas, comprar cepillos de dientes de textura suave e ir sustituyéndolos cada tres meses pues pierden eficacia. A partir de los seis años de edad es recomendable que el niño combine el uso del cepillo de dientes y el hilo dental.

B) Como es lógico evitar en la medida de lo posible que nuestros hijos consumas alimentos con grandes contrastes de temperatura y los alimentos ácidos (zumos de fruta, ensaladas, coca-cola, etc)

C) Vigilar y explicarles que no deben introducirse objetos como lapiceros, bolígrafos o juguetes en la boca ya que desgastan sus dientes. De igual modo que no usen sus dientes para cortar objetos como los envases pues pueden provocarles la fractura de un diente y sufrirán de sensibilidad dental.

D)En el caso de la sensibilidad provocada por el bruxismo, el tratamiento más efectivo es utilizar una férula nocturna durante las horas de sueño que proteja los dientes del contacto.

E)Si las molestias continúan y se acentúan, es importante acudir al odontopediatra para descartar problemas más graves que puedan derivan en afecciones bucales severas.

Ortodoncia Invisible Infantil

ORTODONCIA INVISIBLE PARA NIÑOS

Los padres deben comenzar a examinar de que manera van saliendo los dientes definitivos de sus hijos, una vez que se a producido la caída de los dientes de leche. Para poder lucir una sonrisa perfecta y sana es de vital importancia tener todos los dientes bien alineados. La infancia es la etapa de nuestra vida en la que resulta más fácil y rápido alinear los dientes de forma correcta, puesto que, es cuando el maxilar esta en formación.

 

Para poder realizar una alineación dental correcta, es fundamental usar aparatos de ortodoncia durante un cierto tiempo  o de lo contrario, nunca se podrá conseguir una colocación de todos los dientes perfecta. Con el desarrollo de la tecnológica y de nuevos materiales para la ortodoncia, hoy tenemos disponibles materiales invisibles que han conseguido que la ortodoncia en niños sea mucho más cómoda y estética.

 

Tener las piezas dentales torcidas, ocasiona en la mayoría de los casos problemas para masticar y todo tipo de dolores bucales, pero también afecta mucho a la apariencia de los niños, y por tanto estos pueden ser motivo de burla de sus compañeros de colegio o de sus amistades. Sin embargo, con los nuevos tratamientos de ortodoncia invisible estos problemas quedan en el olvido.

 

¿Que es la ortodoncia infantil invisible?

 

La ortodoncia infantil invisible es la nueva alternativa al tratamiento convencional de toda la vida. Con este nuevo tratamiento todos los problemas de apiñamiento de los dientes, de diastemas (huecos entre cada diente) o de sobremordidas se corrigen de la misma manera que con los brackets de toda la vida, pero sin la necesitad de llevar estos sistemas tan antiesteticos, que suelen causar problemas de autoestima en el niño.

 

Estos nuevos tratamientos consisten, en la fabricación a la medida de cada paciente de retenedores trasparentes que encajan perfectamente, en cada una de sus piezas dentales. Los alineadores además de transparentes son removibles, es decir, se quitan fácilmente para comer o cepillarse los dientes. Con los brackets convencional el niño debía llevar durante semanas este aparato puesto, sin poder quitárselo hasta que llegaba a una nueva consulta con su odontologo, por lo que la limpieza de sus dientes y encías dejaba mucho que desear.

 

Cada uno de los alineadores ejercen una pequeña presión moviendo 0,25 milimetros cada diente durante dos semanas, cada dos semanas este aparato se modifica o cambia totalmente.

Principales vendajas de la ortodoncia invisibles

Como dijimos anteriormente, la ventaja principal de este nuevo sistema invisible para los niños, es la estética. Los aparatos de ortodoncia invisible al ser transparentes e invisibles, nunca son vistos a simple vista por lo que las burlas que puedan padecer nuestros hijos por parte de sus compañeros desaparecerán, y con ello los problemas de autoestima que solía provocar llevar los brackets convencionales de toda la vida.

Otras ventajas significativas de los aparatos de ortodoncia invisibles, son que no provocan roces ni heridas en la boca del niño, la adaptación de este es muy buena desde el primer día, les permite beber y alimentarse cómoda y fácilmente, es removible ( se quita y se pone de forma rápida y fácil), el mantenimiento es muy sencillo, el coste de este nuevo sistema se a reducido significativamente gracias al desarrollo tecnológico, cada uno de ellos esta hecho a medida para cada cliente, la higiene dental de los niños es mucho mas cómoda y fácil, y  las caries que aparecían con la ortodoncia tradicional desaparecen.

¿ Como actúa sobre la boca de los niños?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que debemos llevar a nuestros hijos a un especialista en ortodoncia infantil ya que solo ellos podrán valorar si el tratamiento es apto para el problema que queremos solucionar.

El dentista una vez verificado que el niño necesita utilizar ortodoncia para corregir sus dientes, procederá a tomar imágenes en 3D de la dentadura del paciente, planeando el movimiento que deberá llevar cada una de las piezas dentales desde el punto de partida hasta la posición final adecuada.

Los alineadores irán consiguiendo los movimientos de los dientes, siendo necesario cambiarlos aproximadamente cada dos semanas.

Otros detalles a considerar

El tiempo que duran los tratamientos de ortodoncia infantil en niños varían de forma considerable según el problema de cada uno de los pacientes, pero por lo general, suelen durar entre 9 y 18 meses. Como pasa con la ortodoncia convencional, para que el tratamiento resulte verdaderamente eficaz, es muy importante seguir las instrucciones del ortodoncista y llevar puesto los alineadores al menos 20 horas diarias o de lo contrario el resultado final no sera el adecuado.

Cuando ir a consulta

Como norma general, hasta que los dientes definitivos tanto inferiores como superiores de los niños no han salido, el ortodoncista no debe intervenir. Pero, los padres deben tener en cuenta una serie de consejos para llevar a consulta a sus hijos antes de la salida de los dientes definitivos, son los siguientes:

  1. A) Dientes de leche totalmente alineados: si el niño tiene los dientes de leche perfectamente alineados y sin ningún pequeño espacio entre ellos, es recomendable visitar al ortodoncista pues seguramente tendrá en el futuro problemas de espacio para la salida de sus dientes definitivos.
  2. B) Paladar ojival: el paladar ojival es cuando el paladar superior del niño se encuentra muy contraído, por lo que puede tener problemas futuros de alineación y espacio entre sus dientes.
  3. C) Deformaciones por chuparse los dedos: los niños suelen tener el mal habito de chuparse el pulgar, esta costumbre en algunos casos deja una mórbida abierta.

Tipos de ortodoncia en los niños

La ortodoncia es la especialidad de la odontología encargada de corregir las oclusiones dentales en niños y adultos. Lo que es lo mismo, corrige los dientes que están mal situados o colocados, haciendo que estos queden más alineados y bonitos.

Los resultados de la ortodoncia son más efectivos durante la infancia, ya que es más fácil corregir los defectos óseos y las malposiciones dentales en los niños, así conseguirá lucir una preciosa sonrisa en su etapa adulta.

Es aconsejable que la primera revisión de un ortodoncista a la boca de su hijo se realice a los 7 u 8 años, ya que en ese momento ya han erupcionado los incisivos superiores e inferiores definitivos. A esta edad el crecimiento óseo además, nos permitirá diagnosticar si existe algún problema que se pueda solucionar de forma rápida. Si la boca de su hijo se encuentra en correcto estado, se harán revisiones anuales para controlar la correcta erupción dental. Al acudir a un especialista en odontología infantil, este será quien les avise si es necesaria la visita al ortodoncista antes de lo habitual, debido a que exista algún problema.

 

Tipos de aparatos:

 

Removibles: Se trata de unos aparatos de acrílico, que por medios de unos ganchos metálicos se aguantan en los molares. Sirven para corregir defectos óseos, aprovechando el crecimiento. Su uso condiciona los resultados del tratamiento, por lo que cuantas más horas se lleva puesto, más rápida y evidente será la corrección. Estos aparatos necesitan un mínimo de horas de utilización, por lo que, es preciso llevarlo puesto toda la noche y unas 4 o 6 horas durante el resto del día.

Fijos: En este caso hablamos de los brackets, aparatos que van pegados a los dientes. También hay otro tipo de aparatos fijos complementarios no necesarios en todos los casos. Con los brackets, se controla la posición exacta de cada diente, lo que sirve para conseguir una oclusión perfecta. Además, se puede elegir el tipo de material, ya sea de metal o porcelana estos últimos utilizados cada vez más por su estética.

El tratamiento con estos tipos de aparatos se puede iniciar con 7 años en los removibles, pero sin embargo, para los aparatos fijos deberemos retrasarlo hasta que el pequeño haya cambiado todos los dientes temporales por los definitivos.

Para utilizar estos aparatos, el niño debe extremar sus medidas de higiene, sobre todo en los aparatos fijos, ya que se retiene muchos más restos de comida y placa que en los removibles. Por ello se aconseja siempre el cepillado después de comer. En el caso de los aparatos removibles, se aconseja cepillarlo antes de colocarlo y al retirarlo, con agua y jabón neutro para poder conservarlo y guardarlo limpio.